082#

Escribir en un autobús tampoco es tarea facil....
A mi me gusta el maullido sordo de los gatos, me gusta la hierba, verde y fresca, como las manzanas, el olor a mandarina en mis dedos, las piedras de mi pueblo... Me gusta que los camareros me sonrían, que me llamen cariño, con cariño. Me encanta comer, me alucina el agua y su magia, su ciencia. Me gustan los cristales, las bolsas de papel con asa, los koalas, las patitas de los perros, la alegría de los niños. Me gusta que me quieran, me gusta que me quieras, y me gusta decirte te quiero, porque aunque ya lo sabes, te quiero, porque aunque escribir en un bus no es tarea fácil yo te quiero igual que ayer, cuando nada se tambaleaba, cuando dormías sobre mis piernas, cuando me hacías saltar de alegría, gritar de impotencia, cuando me hacias respirar....Pero en las mañanas tristes todavía me acuerdo de esos dias y me pregunto si realmente es ésta la vez, o por lo menos la vez primera.
Igual no me entiendes.
Yo si me entiendo.
Me gustaría que me escucharan pasar de un tema a otro, hilando ideas hasta llegar a aquello enorme, a la idea fundamental. Porque se necesita tiempo para darse cuenta de la magnitud del problema que tenemos los hombres, yo, no se cómo, pero sospeché de él hace tiempo, y ahora aparece en mi cabeza en pequeñas pinceladas, o (por qué no?) en trazos de lapicero fino, que intentan traducir lo que mi mente cabila, en retratos y paisajes. Mejorar, sentirme Marina, y por un momento he pensado que escribir en un autobús no sería del todo malo.
Ahora necesito mar.
Ahora montaña.
Estábamos solos en la playa y yo te gritaba para que volvieras pronto de jugar mar adentro. Yo estaba sola, y tú tan gracioso.... Y ya tengo el mar, porque ahora, el mar eres tú. Y la montaña? quién es? mi montaña es Romi, sus manos de roca y su corazón de cumbre. Compartimos una suerte, una especie de estrella.
No me se explicar, por lo tanto, no lo entiendo.
Ser feliz. Creo, creo, que ya soy feliz, soy una persona plenamente feliz desde el día en el que nací. Tengo 19 años y varios motivos para despertarme cada dia con una sonrisa en mi cara, motivos para no estarlo? muchos, varios. Pero la vida sigue, mientras siguen otras vidas, y mientras todo esto gira yo no me mareo. Sabré mantener el giro y la mirada fija.
No estuvo mal la sensación de escribir aquí.
Esque a veces las ideas se me escapan y no me sirven de nada si vuelan.
A veces creo que mi cabeza se va a quedar sin aire.

4 comentarios:

LeOn dijo...

Me encanta, haz putas laminas de una vez.
:)

raul dijo...

Muy potito

Veronique dijo...

me he emocionado que lo sepas, sobre todo con la ultima parte... está genial que empieces a escribir aquí... pero si, haz láminas! hahaha

Romi dijo...

compartimos una estrella.Nos cuida, es como un ángel de la guarda.